Skip to main content

80 años de Mopar

80 años de Mopar

80 años de Mopar

Nació como una división de refrigerantes de Chrysler, pero hoy ofrece accesorios, servicios y tecnología a todas las marcas del Grupo FCA. Bajo este sello también nacieron las versiones más extremas del Dodge Challenger y la RAM, entre otros productos.

En 1937, seis años después de que se instalara la planta de Chrysler Parts Corporation en el complejo de Highland Park, Michigan, se pidió a un grupo de expertos que pensara en un nombre para el anticongelante usado en los vehículos Chrysler. El nombre elegido fue Mopar.

Una de las primeras ocasiones en las que se presentó el nombre de Mopar al público fue cuando se encargó a Chrysler que preparara una carroza para el desfile de inauguración de la convención anual de Shriner, celebrada en Detroit en 1937.  La empresa fabricó un camello de 10 pies de altura, elaborado en su totalidad con piezas de automóviles, y en cuyos lados se habían colocado carteles con las palabras: “Sr. Mopar”. Un “hombre mecánico” llamado ACCY (de accesorios) simulaba dirigir al camello.

Década de los 40 en adelante

Durante los años de guerra en la década de los 40, Mopar y Chrysler, al igual que otros fabricantes de la época, se enfocaron en la producción de vehículos militares y armas. A mediados de la década, la empresa se trasladó a un edificio en la Avenida Jefferson de Detroit, y poco después, en 1947, se lanzó el programa Master Tech, con el fin de entrenar a los técnicos de Chrysler. 

En los ‘50, Motor and Parts continuó creciendo. En 1953 abrió sus puertas el centro de piezas de Mopar de Center Line, Michigan, que continúa activo en la actualidad. Hoy en día, las instalaciones reúnen a más de 1,300 empleados y más de 16.5 millones de piezas se envían anualmente desde el complejo Center Line.

Con la llegada del motor HEMI, los autos de carreras del Grupo Chrysler llegaron a las pistas, incorporando una temática de alto rendimiento que pronto sentaría las pautas de “personalidad” de la marca Mopar.

Mopar en el alto rendimiento de los años 60 y 70

Se añadieron artículos electrónicos y productos de cristal, y los autos de carreras se convirtieron en el referente para la producción del resto de vehículos. Chrysler introdujo los vehículos con “paquetes” incorporados y los motores de alto rendimiento 1962-64 Max Wedge, iniciando el amor en los Estados Unidos por los caballos de fuerza.

Mientras tanto, un grupo de ingenieros de Chrysler, que se autodenominaban los Ramchargers, trabajaban durante las noches y los fines de semana para conseguir que sus proyectos de vehículos fueran más rápidos en la pista. El desarrollo de piezas de alto rendimiento les llevó a la creación de la marca de componentes de carrera Mopar Direct Connection. En un principio, los componentes de Direct Connection sólo se suministraban a pilotos profesionales, pero más adelante se pusieron a la venta para cualquier conductor que quisiera dominar la pista. Uno de los pilotos que supo ver el potencial de estos componentes fue el legendario Don Garlits, conocido como “Big Daddy”, un innovador campeón en las carreras de cuarto de milla que se convirtió en embajador de por vida de la marca Mopar. Los nombres de Garlits y Mopar permanecieron unidos a lo largo de la legendaria carrera rompe-récords del piloto.

Las victorias en la pista se tradujeron en ventas en los concesionarios, de modo que Chrysler y sus vehículos con paquetes incorporados también resultaron ganadores. El motor de carreras definitivo, el HEMI® 426, conquistó las pistas en el 1964, y se apoderó de las calles en el 66 con el HEMI 426 Street. A finales de los 60 y principios de los 70, los entusiastas de Chrysler, Dodge y Plymouth ya habían adoptado la palabra Mopar para referirse a cualquiera de sus vehículos, como muestra del orgullo que sentían por su rendimiento. Y pronto la competencia empezó a temer a este nombre.

Los últimos vehículos con paquetes Mopar aparecieron en 1968, cuando Chrysler fabricó una serie de vehículos Dodge Dart y Plymouth Barracuda HEMI Super Stock. El legado de estos vehículos de carrera continúa, puesto que siguen encontrándose entre los más rápidos en las categorías Super Stock de la National Hot Rod Association  (NHRA). Mopar rinde homenaje a estos vehículos patrocinando cada año el evento especial NHRA Mopar HEMI Challenge.

En los años 70, Mopar también se convirtió en la primera marca en ofrecer un exclusivo sistema de entrega de piezas, estableciendo un nuevo estándar en el servicio del distribuidor. El exitoso sistema se actualizó y renovó a finales de los 90.

Más cambios por llegar

Durante las décadas de 1970 y 1980 se produjeron muchos cambios en la industria automotriz, con controles de emisiones más estrictos, escasez de combustibles y el fin de la era de los muscle cars. La línea Direct Connection se sustituyó por “Mopar Performance” para sacar el mayor partido del imponente legado de Mopar. En 1987, Chrysler compró los activos de American Motors y la marca Jeep pasó a formar parte de la familia. Dicha unión propició la incorporación de los componentes y accesorios de Jeep a la creciente cartera de Mopar.

La división de Servicios y Componentes de Mopar se expandió en nuevas direcciones, asumiendo nuevas metas y ambiciones. Lo que con anterioridad había sido un nombre asociado directamente a piezas y servicios, se estaba preparando ahora para entrar en el nuevo siglo como una marca que combinaría el suministro de refacciones, servicios y atención al cliente.

El comienzo de un nuevo siglo

La década de los 90 fue una época de menos cambios pero de mayor fortalecimiento para Mopar. Se duplicaron los esfuerzos en la formación de técnicos, utilizando herramientas como el programa College Automotive de Mopar (CAP por sus siglas en inglés) introducido unos años antes. Durante esta nueva era también se actualizó el diseño del logotipo, la Omega M, se introdujo el nuevo motor HEMI Gen III.

Mopar comenzó su proceso de globalización, avance tecnológico y liderar la experiencia del cliente.

Servicio al Cliente

En 2008, Mopar presentó su primer servicio Express Lane, que consistía en un cambio de aceite rápido y un modelo de negocio sencillo y eficaz. Este modelo cambió el concepto que la gente tenía de las visitas a concesionarios.

Se introdujeron una serie de innovaciones en la industria, como las primeras aplicaciones para smartphones con información del vehículo para los propietarios. También se incorporó el wiTECH, un software para concesionarios que ofrece diagnósticos del vehículo y que los técnicos utilizan para simplificar el proceso de reparación.

Rindiendo tributo a su legado de alto rendimiento, en 2008 presentó su primer “vehículo con paquetes Mopar incorporados” en 40 años, al que se denominó Mopar Dodge Challenger Drag Pak. Los 100 vehículos se vendieron rápidamente, y nuevos modelos del Drag Pak han continuado comercializándose en los años posteriores.

En el 2010, la marca fabricó el Mopar ‘10 Challenger, el primero de una serie de vehículos de edición limitada salidos directamente de fábrica. La producción se limitó a 500 vehículos, que luego fueron modificados en la fábrica con piezas y accesorios de Mopar. Al ‘10 Challenger le seguirían otros exclusivos modelos producidos en fábrica: el Mopar ’11 Charger, el Mopar ’12 300, el Mopar ’13 Dart, el Mopar ’14 Challenger, el Mopar ’15 Dodge Charger R/T y el Mopar ’16 Ram Rebel.

Comentar