Audi A4 y Q7: Vanguardia tecnológica | Entre Motores Skip to main content

Audi A4 y Q7: Vanguardia tecnológica

Ambos representan una pequeña revolución dentro de la marca de los anillos, nuevo diseño, tecnología, reducción de peso y mayor eficiencia, aunque no renuncian a las características tradicionales de Audi, sino que las llevan a otro nivel. Presentación y prueba en el Autódromo de Buenos Aires.

A4:

A simple vista y por su silueta el Audi A4 puede parecer similar a su antecesor, pero a medida que nos acercamos vamos descubriendo más y más detalles hasta ver que en realidad es completamente nuevo. Esa es la receta del A4 a lo largo de sus ya nueve generaciones, cambiar gradualmente sin alterar su esencia, aunque  de esas nueve ediciones, ésta es la más rupturista. De trazos rectos y afilados, lo primero que se destaca es la gran parrilla “single frame”, con el contorno y las barras cromadas. Los faros combinan iluminación led con proyectores de xenón, dándole al frente la inconfundible identidad Audi. De perfil, una línea recorre el lateral de punta a punta, remarcando los hombros y la cintura alta, emparentándolo con el A8 y haciéndolo parecer más ancho. Atrás resaltan las dos salidas de escape y el pequeño alerón que dibuja la tapa del baúl, otorgándole un aire muy deportivo.

Dimensiones:

            •          Largo: 4,726 mm.

            •          Ancho: 1,842 mm.

            •          Alto: 1,427 mm.

            •          Entre ejes: 2,820 mm.

Por dentro, los cambios son aún más notables. Las salidas de aire son rectangulares y se extienden a toda la plancha frontal. Los mandos combinan displays digitales táctiles con botones y perillas de excelente calidad. Todo en el interior resalta por el cuidado al detalle en cada terminación y material elegido, como es de esperarse en un auto del segmento Premium. Cuenta con el sistema multimedia MMI con monitor de 8,3 pulgadas (del tipo tablet), de operación mucho más sencilla, a través del touchpad o también por voz. El equipo de audio (opcional) es un Bang & Olufsen de alta fidelidad y sonido 3D.

Lo que más llama la atención, por su innovación y utilidad, es el denominado “Audi Virtual Cockpit”, que debutó en el nuevo TT y se está ampliando a toda la gama de la marca alemana. Se trata de una pantalla LCD de 12,3” que muestra no sólo los datos habituales del instrumental, sino también el navegador y los distintos parámetros del vehículo. Se puede configurar fácilmente para destacar la información que el conductor considere más importante. Otro punto en el que sobresale el nuevo A4 es en los numerosos sistemas de seguridad y asistencia al conductor: asistente predictivo de eficiencia (ayuda a lograr un mayor ahorro de combustible), Audi active lane assist (control de desvío de carril), control de crucero adaptativo con Stop&Go y función para atascos de tránsito, Audi parking assist (asistente de estacionamiento), Audi cross traffic assist (alerta de tráfico cruzado) y los sistemas pre-sense (además de intentar evitar colisión, prepara los dispositivos de seguridad en caso de que el choque sea inminente), entre otros.

Ofrece un muy buen espacio en las plazas delanteras y traseras, aunque fue pensado para llevar 4 adultos y un niño, ya que la butaca central resulta algo incómoda por la dureza del respaldo (se puede rebatir y utilizar como apoyabrazos) y el túnel de transmisión.

A nuestro país llega con dos motorizaciones 2.0 TFSI, una de 190 CV (disponible con caja manual de sexta o automática S-Tronic de 7 marchas) y otra más potente, de 252 CV (con transmisión S-Tronic de 7 velocidades y tracción integral quattro). Ésta última fue la que pudimos manejar en el Gálvez, con el condimento adicional de una persistente llovizna, que de a ratos se hacía aún más intensa. Impresiona su poder de aceleración y la rapidez del paso de marchas, pudiendo sacar a relucir toda su deportividad al pisar el pedal derecho o mostrándose como un confortable sedán, de suaves reacciones y cuidada insonorización. En esto tiene mucho que ver el Audi drive select, que permite elegir entre dos tipos de reglajes de amortiguación (Sport o Confort). Excepcional comportamiento sobre cualquier terreno, inclusive sobre superficie mojada, permitiendo maniobrar o frenar con total seguridad.

Precios:

Con todas las características descriptas anteriormente, la gama del sedán mediano de la casa de Ingolstadt queda compuesta de la siguiente manera:

            •          A4 2.0 TFSI 190 CV Manual U$S 50.700

            •          A4 2.0 TFSI 190 CV S tronic U$S 53.700

            •          A4 2.0 TFSI 252 CV S tronic quattro U$S 76.900

Q7:

A diferencia del A4, el Q7, la SUV grande de Audi muestra un replanteo más profundo en su diseño. Para empezar, luce una parrilla de aspecto tridimensional, con marco cromado y que se une a los vistosos faros con tecnología Matrix Led. Los trazos rectos y fluidos, lo hacen ver más bajo que su antecesor. A pesar de que las dimensiones son prácticamente las mismas, al ver el nuevo Q7 se tiene la sensación de que parece ser más compacto.

Dimensiones:

            •          Largo: 5,052 mm.

            •          Ancho: 1,968 mm.

            •          Alto: 1,741 mm.

            •          Entre ejes: 2,994 mm.

Puertas adentro, el tablero vuelve a ser protagonista por sus salidas de ventilación alargadas y su disposición horizontal  lo que le da una imagen más simple y deportiva, remarcada por las terminaciones en aluminio. Una vez más, la calidad de materiales es irreprochable, lo que demuestra el esmero por cada detalle.

Ofrece el sistema multimedia MMI y el Virtual Cockpit, con pantalla de 12,3 pulgadas y alta definición. Además, puede incorporar head-up display como opcional, que refleja la información más importante del instrumental en el parabrisas. De serie, el equipo de audio es marca Bose 3D, contando como opción un Bang & Olufsen más avanzado, con 23 parlantes y 1.920 W, que convierte al habitáculo en una sala de conciertos.

El espacio interior es otra de las virtudes del Q7, con cinco plazas de serie (tercera fila con sistema de abatimiento eléctrico opcional) y todo tipo de reglajes eléctricos. Las butacas delanteras incluyen masajeador. El baúl, con la configuración normal dispone de 890 litros de capacidad, que puede aumentar hasta 2.075 litros si se rebate la segunda fila de asientos. Para no repetir conceptos, cuenta con los mismos sistemas y asistentes de seguridad que enumeramos en el A4, a los que se suman la suspensión neumática adaptativa y el sistema de dirección en las cuatro ruedas (también opcional).

La oferta de motores está dada por dos V6, un 3.0 TDI de 249 CV, y el 3.0 TFSI con 333 CV. Ambos se acoplan a una caja automática Tiptronic de 8 marchas y la infaltable tracción integral quattro.

Además de una vuelta rápida y pruebas de frenado, el test drive preparado por los expertos del Audi Driving Center incluyó un slalom sobre barro, en el que pudimos comprobar el excelente comportamiento y reparto de tracción automático que realiza todo el arsenal tecnológico del que dispone el Q7, pudiendo controlar en todo momento al vehículo a pesar de la baja adherencia de la superficie. En el asfalto, a pesar de su tamaño, puede comportarse prácticamente como un sedán deportivo si se lo exige.

Precios:

El Q7, estrella del stand de la firma alemana en el pasado Salón del Automóvil de Buenos Aires, finalmente pudo arribar a nuestro mercado, en dos versiones y con los siguientes valores:

            •          Q7 3.0 TFSI Tiptronic quattro 333 CV U$S 139.900

            •          Q7 3.0 TDI Tiptronic quattro 249 CV U$S 143.800